Un mundo que se precipita hacia la imagen

19.09.2008 06:40

Texto: La experiencia artificial / Introducción / Un mundo se precipita hacia la imagen.

En los años ochenta y noventa, varios teóricos comenzaron a utilizar cada vez más la palabra virtual. Esta palabra no es nueva pero su contenido nos ha sido de gran utilidad, sobre todo porque nos ha permitido interpretar una serie de fenómenos inéditos que se relacionan a nuevas formas de relación y asociación entre los individuos debidos en gran parte al desarrollo de la tecnología.

Entre estos fenómenos se encuentra la imagen, que es uno de los agentes que han adquirido mayor relevancia en esta época. Gracias a la tecnología la imagen puede mediar nuestro contacto con los otros humanos, puede mediar nuestro contacto con las máquinas e incluso con otras imágenes. (0.0)

La imagen no solo se ha convertido en una interfaz, de hecho, se ha convertido en la promesa de nuestra época, el agujero negro por el cual todo puede obtener y obtendrá una nueva identidad, el medio por el cual, para bien o para mal, la nueva realidad entrará en contacto con nosotros y nosotros con ella.

La imagen puede ser vista, tocada, oída, y es capaz de reaccionar por sí misma. Los aditamentos físicos, es decir, los botones, pedales, palancas y perillas, mediante los cuales accionábamos las distintas tareas de una máquina poco a poco van cediendo el paso a sus versiones virtuales, dentro de poco el propio mouse será una reliquia. 

 

Reactable [imaB]

Si hemos permitido, si incluso hemos procurado, este éxodo de algunos objetos hacia la imagen, es por la versatilidad que la imagen les confiere y por su particular capacidad de mediación: la imagen nos brinda la oportunidad de entrar-en-contacto a través de su visibilidad y nos permite no–entrar–en-contacto a través de su virtualidad:

Dos componentes hay en la imagen que le confieren un peculiar rango ontológico: su visualidad y su virtualidad. Lo virtual y lo visual se confunden en la imagen y permiten que exista. Lo visual en la imagen es en sí mismo “virtual” porque una imagen visual es siempre algo “real” aunque no en un sentido clásico de la palabra. Lo “virtual” en la imagen es, en sí mismo, visual, porque en lo que tiene de real, toda imagen aunque no sea visual es de todos modos visualizable, o visible… (Pita) [E]

Ni la virtualidad ni la visualidad son conceptos nuevos, al menos no los son sus procesos. Hace miles de años visualidad y virtualidad nos dieron la capacidad de mediatizar la realidad. Gracias a la imagen hemos podido abstraer, hacer nuestro, todo aquello del mundo que nos rodea y que es visible (palpable, audible, etc.). La imaginación es la cualidad-sentido (Pita) [E] a través de la cual pudimos integrar la realidad, hacernos del mundo e incluir en él un lugar para nosotros.

Este breve estudio pretende ser útil a quien se interesa por este concepto que se relaciona de manera medular a los procesos de la imagen y de la imaginación: la virtualidad.

Notas relacionadas al tema: (0.1)(0.2)(0.3), (0.4) .

 

Introducción / Inciso I /La virtualidad

La palabra virtual no proviene del campo de la informática, (C2) sin embargo, las tecnologías de la información nos relacionaron con un nuevo universo de vivencias y dispositivos que alteraron nuestra percepción del tiempo, del espacio y la ubicación, conceptos primordiales que se relacionan no sólo con nuestra sociedad, sino con los propios límites y unicidad del cuerpo humano. Mientras la revolución industrial fue potencial por naturaleza y parecía encontrar un sentido en torcer, empujar, jalar, cargar, etc., la revolución informática es, por derecho propio, virtual, y encuentra su sentido en llevar y traer a los sujetos y los objetos a través de distintos estados, en aparecer y desaparecer (o aparecer y desaparecer parcialmente) en compactar y descompactar (Pita) [E] las cosas. ¿Qué es lo virtual? La virtualidad es un estado en el que una forma de ser tiene la capacidad de expresarse en la objetividad de una manera persistente e intensiva a través de otra forma de ser como medio. (0.5)

El lector deberá recordar que las definiciones son útiles pero que no pueden ser universales y que deben adecuarse a cada caso concreto utilizando distintos criterios. Es por eso que el objeto de este trabajo es dar contexto a esta definición; para ello, será necesario remitirnos al trabajo de algunos teóricos y filósofos contemporáneos como Gilles Deleuze, Jean Baudrillard, Pierre Lévy, Manuel Delanda y el filósofo cubano Gustavo Pita Céspedes. (0.6)

Entre las tradiciones no contemporáneas tenemos que leer se encuentra, de manera indispensable, el paradigma aristotélico sobre la potencia y el acto.

 

Introducción / Inciso II / Declaración

Antes de comenzar cualquier argumentación es necesario (al menos es útil) una declaración de compromiso ontológico, ello consiste en presentar algunos supuestos que se toman por verdaderos y desde los cuales se aborda la cuestión.

En el marco de este documento los puntos de vista de dos teorías distintas podrán ser denominados contrarios sólo si se les refiere con respecto de un sistema, es decir, solo en referencia a la relación (específica) que guardan dentro de una clasificación arbitraria. (0.7) Las teorías a las que hago referencia en esta tesis no siempre comparten contexto ni estructura pero se relacionan al tema que nos interesa, es por eso que al lector no deberá extrañarle que para describir alguna idea, en algunos casos, haya incluido puntos de vista que no son concordantes, criterios que incluso pueden ser (o ser tomados como) contrarios. Dentro del espacio de este texto estos criterios no son, al menos no en todos los casos, contrarios sino distintos.

Es cierto que cuando se incluye a un conjunto de teorías dentro de algún tipo de gama de categorías tienden a adquirir referencia con su contexto y a relacionarse en forma lógica con las otras, formando subconjuntos de teorías que coinciden, que coinciden poco, que no coinciden, etc.

Pero el hecho de que sea posible asociar todas las teorías en una gama, y que sea posible ubicarlas, una por una, en uno u otro polo dentro de una clasificación, no implica que siempre se les pueda comparar globalmente o que se les pueda nombrar llanamente contrarias, entre otros motivos porque una teoría rara vez puede encajar en los parámetros de otra.

Muchas teorías tienden a explicar y dar sentido a sus postulados por sí mismas, dentro de sus parámetros y sus propios espacios de acción ya sean sociales, temporales, geográficos, etc. y, aunque dos teorías puedan observar el mismo objeto, puedan presentar posturas similares etc., no siempre pueden ser evaluadas con respecto a los resultados que obtienen:

T.S. Kuhn y P Feyerbend dijeron (…) que las teorías no pueden compararse viendo cuál encaja mejor con los hechos. (…) Hay aquí por lo menos tres ideas. La inconmensurabilidad: Las teorías pueden trasplantarse parcialmente, por lo que uno no puede comparar sus éxitos globalmente. La dislocación: después de un tiempo suficiente y de un cambio de teoría, una visión del mundo puede ser casi totalmente ininteligible para una época posterior. La inconmensurabilidad por significado: algunas ideas acerca del lenguaje implican que las teorías rivales son siempre mutuamente incomprensibles y nunca traducibles una a la otra, por lo que la comparación racional de teorías es en principio imposible. (Hacking) [M]

Lo opuesto, lo contrario, la contradicción, etc. son categorías que conciernen a la Lógica, y su campo de acción esta basado en una relación de polaridad: sin una categorización polarizada es muy difícil decidir si algo es opuesto o contrario, por ejemplo: decir si subir es lo opuesto de bajar o de no subir, si lo contrario del fuego es el agua o la ausencia del fuego, etc. es más fácil determinar las oposiciones dentro del dominio del consenso o haciendo uso de una categorización arbitraria.

 

Introducción / Inciso III / Primeras aclaraciones: lo que no es lo virtual.

Para comenzar a establecer la idea general de esta investigación comenzaré por enumerar de manera muy breve algunas acepciones de lo virtual que en algún contexto pudieran tener sentido pero que por su simplicidad no enriquecen el conocimiento sobre este término (Lévy) [A] Primero: Entre los límites de este texto la virtualización no se reduce a un movimiento que va del existir al dejar de existir, una mera desaparición: la virtualidad, por el contrario, es una forma de ser. (Lévy) [A] Segundo: Entre los límites de este texto la virtualización no es sinónimo de desrealización (0.8) ya que la virtualidad no es opuesta a la realidad y la realidad no es la mera y llana materialidad. (Lévy) [A]  La virtualización, como proceso, es un cambio de estado. (0.9) Tercero: Aunque al lector le parezca obvio, es mejor aclarar desde un principio que entre los límites este texto la palabra virtual por sí sola no significa, mentira, falsedad, engaño o sofisticación, y que significa solo: virtualidad. El término virtual es un término único y posee un significado propio, distinto de todos los demás significados.

Si, finalmente, el significado de la palabra virtual no es todo esto, la pregunta que surge por consecuencia es el motivo de este estudio: ¿qué es aquello que sí es lo virtual? La primera respuesta tal vez parezca estéril, pero es conveniente comenzar desde una cuestión básica: virtual es una palabra.

 

Introducción / Inciso IV/ Virtual es una palabra.

En nuestro lenguaje existen muchas palabras a las que podríamos llamar estables, como los números o los días de la semana, ya que sus significados pueden permanecer estáticos por largos periodos en el tiempo. Sin embargo, todas las palabras se desplazan; los significados siempre se encuentran en tránsito. La palabra que nos ocupa en este texto ha comenzado a desplazarse con más rapidez y parece ser cada vez menos estable. Esto ha hecho que las definiciones académicas, casi siempre anquilosadas, sean insuficientes:

 

Real Academia Española (RAE) [O]:

Como sucede con todos las palabras, el sentido de virtual se ve afectado por varios fenómenos lingüísticos comunes que lo hacen variar. Para explicar este proceso he compuesto tres ejemplos en los que diferentes tipos de contexto determinan o ayudan a determinar el significado de virtual.

A.- El significado de una palabra no es estático: Existe un significado que se atribuye a una palabra fuera de la influencia de otras: el significado general. A este tipo de significado se le llama denotativo. Aunque este tipo de significado no proviene de la relación que una palabra forma con otras, sufre variaciones que se presentan en función del medio en que se desenvuelven los hablantes, tales como su cultura, época, situación geográfica, etc. Es por eso que no observamos el mismo significado general de la palabra virtual en diferentes momentos históricos y lugares. En algunos casos incluso es difícil definir si se trata aún del mismo vocablo, como sucede por ejemplo, con la palabra latina vir: la partícula vir en la palabra virtual proviene de la palabra hombre (latín) en referencia a su supuesta virtus o cualidad de fuerza: …we also have the important word vir, a man, which is declined vir, viri, viro, virum, viro; viri, virorum, viris, viros, viris. It is, of course, masculine. (Calvert) [Ñ1] La mayor parte de las versiones coinciden en que su genealogía proviene del latín de la Edad Media y en que se que deriva del término potencia: La palabra virtual procede del latín medieval virtualis, que a su vez se deriva de virtus: Fuerza, potencia. (Lévy) [A] Debido a un fenómeno llamado polisemia, a algunas palabras se les pueden atribuir más de un significado general. En el pasado, la palabra virtual podía significar potencial pero el paso del tiempo enriqueció con nuevos matices este concepto otorgándole un sentido propio y único: lo virtual no es lo potencial, hoy en día la potencialidad es solamente una de sus posibles connotaciones.

B.- El significado de una palabra cambia por su connotación. Los significados de las palabras también pueden variar en función de su relación con otras palabras gracias a un fenómeno llamado connotación. El libro Pantalla total, del francés Jean Baudrillard [K] puede ser usado como una fuente de ejemplos, ya que a lo largo de varios de sus capítulos el término virtual parece presentar muy diferentes significados debido a su contexto, en algunos casos estos significados parecen incluso contradictorios: lo virtual es real, pero no del todo, es contrario a lo real, es distinto de lo real y es una forma de ser. Veamos algunos casos:

Primer ejemplo: en el siguiente texto, Baudrillard elogia (el capitulo se llama Elogio a la virtualidad) la virtualidad por su capacidad de evitarnos enfrentar un suceso real (realmente catastrófico) permitiéndonos enfrentar en su lugar un continuo no-suceso (no realmente catastrófico), un suceso ficticio (enmarcado en este caso en una economía ficticia) que no acaba por afectarnos y que de hecho nos protege de la violencia de un hecho real:

Lo interesante de la tragicomedia bursátil de los últimos años es la incertidumbre en cuanto a la catástrofe. ¿Ha habido, habrá, una “verdadera” catástrofe? La respuesta es: la catástrofe es virtual y no habrá catástrofe real porque vivimos bajo el signo de la catástrofe virtual. Esto se halla relacionado con un estado de cosas que apareció en esta ocasión de manera deslumbrante: la distorsión entre la economía ficticia y la economía real.(Baudrillard) [K]

Para este autor lo que es virtual es de alguna manera distinto de lo que es real: una catástrofe virtual es distinta de una catástrofe real, paradójicamente, lo virtual es una forma de ser real y procuramos vivir bajo los efectos (reales) de una economía cuyas catástrofes sean virtuales; de hecho, es deseable que las cosas no cambien, que persistan siendo sin ser del todo, que la manera en que nos afecten sea que no nos afecten del todo.(Como veremos más adelante, los efectos de lo virtual pueden ser reales y pueden ser persistentes).

Segundo ejemplo: aunque aquí la palabra virtual también implique una forma de ser distinta de la forma de ser de lo real, puede entenderse como forma de ser real; además, tiene la cualidad de afectar objetivamente la realidad. De hecho el choque entre ambas formas de ser, virtual y real, tiene consecuencias fantásticas:

…simple episodio en miniatura del clash entre lo real y lo virtual y de sus consecuencias fantásticas a escala planetaria: disociación entre un espacio virtual de altísima frecuencia y un espacio real de frecuencia nula. (Baudrillard) [K]

Parece ser que una de las cosas que llama la atención de Baudrillard en cuanto a la relación entre lo real y esta forma de ser distinta de lo real que es lo virtual, es que lo virtual pueda tener o  exhibir un efecto mayor, de altísima frecuencia, que lo real, y que lo real pueda (incluso en toda su plenitud) no exhibir fuerza alguna.

Último ejemplo: en este caso el término virtual se relaciona como un adjetivo a la palabra realidad agregándole una connotación a primera vista paradójica: la de ser real y virtual al mismo tiempo:

Quizá ya sólo seamos su propio espacio, el hombre convertido en la realidad virtual de la máquina, su operador en espejo. Eso guarda relación con la esencia misma de la pantalla. (Baudrillard) [K]

En este último caso la realidad misma puede ser virtual ¿A que se refiere Baudrillard, a un tipo de realidad o a una tecnología? ¿Puede ser virtual la realidad?

C.- El significado de una palabra puede variar por sinergia. Es posible crear un significado nuevo cuando se crea un término a partir de dos o más palabras. Como sucede en los órdenes relacionales: (14) el conjunto puede ser distinto a la suma de las partes. Este fenómeno puede tomarse también como un tipo de connotación; sin embargo, en este caso, las palabras varían porque se convierten en parte de otras “palabras” (o términos). Al perder su autonomía pierden parte de su propio significado. Ese es el caso del la palabra virtual dentro del término tecnológico Realidad Virtual: Vídeo, pantalla interactiva, multimedia, Internet, realidad virtual: La interactividad nos amenaza por todos lados. (Baudrillard) [K]

Cuando decimos Realidad Virtual no nos referimos por fuerza a un tipo de realidad, Realidad Virtual o RV es un término, un nombre compuesto que se utiliza normalmente para referirse a un tipo de tecnología; su nombre se atribuye a Jaron Lanier, que lo acuñó alrededor de los años ochenta. En el Capítulo IV incluyo comentarios acerca de la relación que guarda la realidad virtual con la forma en que se eligen o construyen este tipo de términos tecnológicos.

 

Conclusión: la palabra virtual está en movimiento.

El propósito de estos ejemplos no fue explicar qué es lo virtual, sino mostrar que existe un rango de inestabilidad en el significado de esta palabra y que ello se relaciona siempre en mayor o menor grado a su contexto.